Diario del presidente de Chilers

Mi nombre es Ricardo Lagos Escobar. Creo que no necesito más presentaciones.

7.9.05

Señores, he vuelto, para hablar del amor, el estado y las niñas arañas


Querido diario, hoy amanecí un tanto triste. Más triste aun cuando ví el titular de estos hueones de La Segunda sobre las "niñas araña". Más hueón yo también, echándole la foca a los jueces porque los delincuentes salen en libertad. Más encima, como a veces la hueonez me juega malas pasadas confundí libertad condicional con provisional, aunque querido diario no te daré la lata sobre la diferencia. Para ser honesto, como estoy triste, la verdad es que no creo ni una hueá de lo que dicen esos hijos de puta del Mercurio ni su cagá de fundación Paz Ciudadana sobre las personas que delinquen.

¿Qué saben esos pijes culiados de lo que pasa en las poblaciones? ¿Sabrán lo que es ser un desplazado?

Querido diario, sólo a ti te puedo decir la verdad. Detesto a esa cantidad de hueones fachos, momios, cartuchos, pero yo como soy el ahueonao que debo representar a todos los chilenos, estoy hasta el pico porque debo ser plural e interpretar todos los sentires. Toy cagao.

Quiero decirte, además un secreto de madres. La Lucha estaba un poco triste ayer. Me dijo que no sabía si aún la amaba. Me quedé plop. Hacía años que no me lo preguntaba con lágrimas en los ojos. Yo le respondía que claro que la amaba y la abracé, pero al rato me pidió que retirara el proyecto para rebajar penas a los milicos involucrados en violaciones a los derechos humanos. Y me cagó. Pero lo estoy pensando.

Ando medio sensibilón, quizás sean los años.

Por último quiero agradecer a los ciudadanos que han hecho comentarios notables en mi posteo anterior.

Gracias a Carlos Alberto Astaburuaga Eguiguren, quien me dio una notable picada de maracas en el centro. Accederé a tu petición de que no cierren los cafés con piernas en el centro. Ya hablé con el ahueonao del alcade de Santiago.

He dicho...

22.8.05

Alo, Tatán? Contesta po, hueón...


Querido diario:

Ayer por la mañana tuve que hacer algo desagradable: hablar con ese hueón de Piñera, por la cagadita de esta chiquilla de mierda de la Paula Afani en el Mercurio y el documento de inteligencia sobre los negocios en Chiloé de este pelmazo. Más encima le tuve que poner flor de cacha a Herrera, el jefe de los ratis. Por hueón.

Imagínate yo como pelotudo llamándolo al celular de Piñera y él, claro, llegaba a correrse la paja oyendo al hueón que manda al país, diciéndole, “mira Sebastián (así me lo echaba al bolsillo y creía que yo era buena onda), en nombre del gobierno te pido disculpas por el mal rato que pasaste con esto del documento. Tu santuario en Chiloé es un negocio prístino y nosotros no te espiamos a ti, sino a las personas que habitan allí que pudieran sentirse invadidas, pero nada que ver contigo”.

Pero como no soy hueón aproveché la oportunidad para tirarle algo de mierda al Joaco, el primer hueón de Chile, y le dije al tatán, “Me permites un minuto de confianza, tatán”...Y el me respondió, pero claro, señor Presidente.

Entonces ahí aproveché y le dije, sabes los mismos ratis que hicieron el informe sobre ti me contaron ahora que en El Mercurio hacía meses que deseban cagarte... Y fue ese hueón de Scherrer...(no se si se escribe así, querido diario) el nuevo editor del cuerpo D, toy segurito. A mi me tinca que algo hay ahí...

Dicho y hecho, tatán me la compró todita... al rato estaba como pato de silabario repitiendo lo mismo que le había dicho, pero en la radio Cooperativa. Puta que soy vivo, por la chucha, me dije.

Y cuando estaba en ese trance hipnótico y orgásmico del ego, adivina qué. Mi secretaria entró a matar ese momento sublime, ese que siempre soñé desde niño: manejar los hilos del poder, pero no, ella tenía que cagarla, cuando me dijo: “Don Ricardo, le traigo la carpeta con los documentos que tiene que firmar para mañana”.. Grrr, gruñí para mis adentros, mina culiá... pero como sabes querido diario, yo, como te dije en mi escrito anterior, no digo groserías, sino sólo para mis adentros, le recibí la carpeta de O´Higgins y comencé como santo hueón a rubricar papeles.

De pronto ya llevaba como diez minutos firmando hueás que lo hacía mecánicamente, cuando al pasar uno firmado, como que me detuve y caché que había firmado otro indulto a un milico condenado por violaciones a los derechos humanos. ¡Chucha!, grité, como que me asusté.

La semana pasada la familia de Tucapel Jiménez me había dado la gorda por los diarios y no quería seguir con la misma así que tomando la pluma y apretándola como si me sacudiera la tula después de ir al baño, hice como que la tinta manchara el mentado papelito... así, al menos, me podré hacer el hueón hasta el otro año. Un puro milico por año no más po. Si tan hueón no soy.


Post Scriptum: Por si acaso a ese hueón de Eyzaguirre que anda diciéndole “mi gordi” a mi gordita Bachelet, ya se lo mandé a guardar. También por hueón.

21.8.05

Quiero charca charca....chita...


Querido diario. Creo que he sido muy duro conmigo con esto del indulto. Tú sabes, yo no digo groserías. Pero me pasó que he andado tostado. Mi señora me apoya. Tan linda ella. Esto de ser presidente a veces a uno le agota.

Además, la hija de mi candidata, choca. Puta's que´s huea. Capaz que hubiera andado copeteá. Pero las instituciones son las que deben resovler, que no se me olvide.

Esta cabra chica no cacha que la vieja anda loca saludando giles y viejas locas.

Si hasta me acuerdo cuando me tocó a mí. Uf, que tiempos aquellos. Cuando anduvo cerca de ganarme ese pelotudo de Lavín.

Me acuerdo una vez que llegué a una de estas localidades alejadas y se me acercó un hueón a saludarme -flor de asesores que tenía- con un aliento de los mil demonios y yo me tuve que quedar oyendo sus cosas, pero casi vomitaba. En fin, gajes de este duro oficio de gobernar.

En fin querido diario, hoy tengo poco para comentar, ha sido un domingo tranquilo, recibiendo nietos y sobrinos, y quizás hasta tenga un poco de sexo con la Lucha. Nos hagamos cariñito por allí.

Mañana lunes a lidiar de nuevo con la manga de hueones que quieren preguntarme que esto y lo otro y con los giles de la derecha, que mis asesores, que el país, que el dolar, que Eyzaguirre quiere ser presidente y la manga de idioteces en las que a veces se mueve este país que honradamente dirijo.

Por hoy, entonces, mejor tirar y dormir, que el país sigue su marcha por una horas sin mí...

20.8.05

Creo haber sido un hueón...


Querido diario.

He decidido comenzar a escribirte porque creo haber sido un hueón.

Se me ocurrió darle el indulto a ese milico culiao asesino de Tucapel Jiménez, Manuel Contreras Donaire y ahora me arrepiento. Me quise hacer el lindo, pero me fue mal. El pueblo no me compró mis buenas intenciones.

Nadie entiende que se deben hacer acuerdos por dolorosos que parezcan, pero a veces hay que poner el culo, nada que hacer.

Además esta mina de la Chevesich me tiene las bolas hinchadas. Me tira indirectas de que me va a citar y la Tercera dice que me quiere cagar y meterme al chucho por las luquitas legítimas que nos conseguimos para la campaña. Si supiera lo difícil que es pelear con esos momios de mierda que tienen al empresariado a su favor. Dockendorff me lo dijo el otro día. "Jefe, no piense en hueás", me dijo. "No hay país donde metas preso al presidente", agregó sereno, pero la verdad es que no le creí nada. Estos asesores están allí para sobarle a uno el lomo.

Por eso prefiero hablar con Cheyre. El es más comprensivo cuando tengo que hablar del tema derechos humanos.

Ah, mierda, son las 17 horas y debo irme a una reunión de gabinete. Esta secretaria que nunca se acuerda de nada.

Bueno querido diario... tú eres mi mejor confidente, por suerte.